La falacia de la novela policial como literatura social

Lo fundamental del pensamiento de Borges sobre la novela policial puede encontrarse en tres artículos suyos sobre Chesterton. Definitivamente, Borges aboga por un relato policial casi “metafísico”. Ensalza al razonador puro Auguste Dupin y con algo de dolor desprecia a Sherlock Holmes, que para hacer su trabajo se ve obligado a realizar algunas comprobaciones materiales (huellas, rastros de barro, etc). Más sedentario, Dupin resuelve los misterios fumando pipa frente al fuego.

Es importante citar aquí el pensamiento de Borges, porque la  respetabilidad de la novela policial en los cenáculos hispanoamericanos se debe principalmente a él y a su sidekick Adolfo Bioy Casares. Es importante porque en el último tiempo el fenómeno del policial en español ha ido por otros derroteros, tal vez no los más recomendables: la novela negra entendida como “literatura social”.

La novela negra -con la que muchos hispanoamericanos parecen tener cierta fijación- puede (o no) ser un subgénero: desde el punto de vista comercial, lo fue en sus inicios; la zona de confluencia era la revista Black Mask, que, como ha observado Chandler, exigía seguir una fórmula y abusaba de las portadas escandalosas.

Pero lo que fascina y gana nuevos adeptos hasta hoy es un cierto discurso narrativo que, reconociendo alguna deuda con las novelas del oeste, tuvo precursores en Carrol John Daly y Dashiell Hammet y su culminación en Raymond Chandler. No sé si Chandler quería hacer “literatura social”; mi impresión, al leer su correspondencia, es que, ya cerca de la cincuentena (es decir, antes de debutar como escritor de novelas), solo quería dar salida a su rabia y a su desprecio por ciertos tipos humanos y escribir sin las ridiculeces en que estaba cayendo el policial británico.

Como la de Borges, la voz de Chandler es contagiosa; escucharla condena a la imitación. En Latinoamérica, la propagación del virus ha adquirido proporciones alarmantes. El año pasado leí en JSTOR un artículo en que se reproducía un fragmento de una novela policial, sin mencionar, al principio, título ni autor. Un tipo se despertaba a mediodía con resaca y algunos machucones, y formulaba un par de comentarios ácidos, desengañados, sobre su realidad inmediata. Parecía Chandler, pero en realidad era un autor de Brasil, cuyo nombre he olvidado  (por fortuna no se trataba del entrañable Rubem Fonseca).

Lo que se está escribiendo en Latinoamérica y España sobre el policial parece sugerir que el centro de gravedad del género ha cambiado. Pero no es así. Lo dicho por Borges sigue siendo cierto: la literatura policial es fundementalmente un ejercicio de las literaturas de lengua inglesa. Cuando en los círculos literarios internacionales se habla de “crime fiction” rara vez se sale de los límites del english speaking world.

¿Por qué digo que el policial en español va por derroteros poco recomendables? Por la frecuencia con que se escucha la cantinela de que “la novela negra es la nueva novela social” y que “está siendo usada para investigar la realidad”, entre otros tópicos ya intragables. A los severos autores latinoamericanos les encanta referirse a su trabajo en estos términos, tal vez porque en nuestra área idiomática no existe una verdadera y buena literatura de entretención. Los anglosajones, en cambio, no tienen mayores complejos. John Banville, un premiado y prestigioso autor irlandés de “literatura seria”,  lleva años escribiendo bajo el pseudónimo de Benjamin Black novelas policiales que se venden como pan caliente y además obtienen críticas elogiosas. Su intención no es esconderse, sino  cultivar una personalidad literaria distinta de la principal.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s