Ser niño para siempre

En más de una oportunidad me ha parecido que la sociedad de consumo descansa, entre otras cosas, sobre la infantilización del individuo. Todo tiene que ser, hoy por hoy, juguetón y llamativo, desde la portada de un libro hasta la interfaz del último sistema operativo, pasando por los codiciados teléfonos inteligentes, iPad, Kindle, etc., que son puro juego. Todo es una invitación a jugar, y al mismo tiempo una incitación al consumo. Lo concreto es que a los hombres nos cuesta cada vez más madurar. Probablemente ya se ha olvidado por completo lo que es un hombre maduro en el sentido tradicional del término. ¿Es deseable, además, ser maduro? Un libro de Gary Cross, “Men to boys”, analiza el fenómeno de manera esclarecedora y con una prosa en extremo agradable. Se puede enriquecer esta lectura con otras del mismo autor – “An All-Consuming Century: Why Commercialism Won in Modern America”, por ejemplo- y algo de Lipovetzki, tal vez su libro sobre el hiperconsumo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s